“La montaña más pequeña puede proporcionarte la mayor de las satisfacciones”.

GERLINDE KALTENBRUNNE

“El montañismo, los que lo viven lo sienten igual que tú, y a los que no lo conocen no intentéis explicárselo porque no os comprenderán”.

INSCRIPCION EN LA CIMA DEL PICO PUNTA AGUERRI.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Ibones de Brazato 2578m 08-12-2011


Elegimos un día festivo de entre semana para hacer esta salida a los ibones de Brazato, el 23-10-2009 ya le hicimos una visita, si bien la gran cantidad de nieve, hizo que sólo alcanzásemos el ibón inferior.

                    Ibón inferior, al fondo el macizo de Garmo Negro.

Esta vez solamente iremos Paco y yo, Gustavo con problemas físicos no nos acompañara, la predicción del tiempo es inmejorable con un día despejado y ausencia de viento lo que hace que nos animemos todavía más a no dejar escapar esta oportunidad.
            A las 6 pasa Paco a recogerme,  y nos ponemos de camino hacía el balneario de Panticosa (1636m), la mañana esta totalmente despejada y fresca, sobre las 8,15 comenzamos a caminar, y empezar a enlazar zetas una tras otra que poco a poco nos harán ganar altura, nuestro primer objetivo será estar atentos a la bifurcación del camino hacía los ibones de Labaza (02-11-2007) a la izquierda y nuestro camino hacía la derecha, esto será sobre los 2000 metros. Una vez pasado dicho cruce, no abandonaremos el sendero hasta el ibón inferior, en la anterior ocasión que estuvimos, nos despistamos un poco debido a que había bastante nieve y el sendero no era visible y nos desviamos hacía la derecha hasta un refugio, lo que nos hizo improvisar hasta localizar de nuevo el camino correcto.  


              Ibón inferior de Brazato, totalmente helado.  Impresionante.





             Aproximadamente en 1,45 horas llegaremos al ibón inferior (2270m), el cual se encuentra totalmente helado, llegamos justo cuando el sol hace acto de presencia lo cual nos dificulta a la hora de realizar las fotos, se trata del ibón quizá más bello de los tres, por su enclave, una cubeta rodeado de montañas, y por sus vistas a Garmo Negro, Algas, Argüalas, Arnales e Infiernos.

                                            Espectaculares vistas al Garmo Negro e Infiernos.


             Decidimos almorzar placidamente junto a sus orillas, el día se estaba portando y cumpliendo las previsiones, tras reponer fuerzas emprendemos de nuevo la marcha, aquí nos surge una duda, encima de nosotros podemos observar la estructura por donde baja una tubería del ibón superior, según la guía que tenemos para subir al superior debemos retroceder para tomar de nuevo el camino,  decidimos probar suerte e intentar subir más directo y así evitarnos el rodeo que supondría tener que retroceder.  Vemos algún que otro mojón lo cual nos hace pensar que hemos actuado bien, y así es tras salvar un resalte que nos lleva hasta la indicada tubería, encontramos el sendero principal.




                                Ibón inferior desde el camino que nos lleva al ibón principal.



            Pronto alcanzamos los 2370m, que será la altitud a la que se encuentra el ibón principal, de mayores dimensiones que el inferior, se encuentra también helado prácticamente en su totalidad, hay una presa que lo “afea” bastante, por la cual caminaremos a la vuelta para realizar alguna que otra foto desde lo alto al ibón inferior.
            Desde sus orillas contemplaremos el sendero marcado a media ladera que deberemos seguir para alcanzar los ibones superiores


      Ibón princiapal, a la izquierda podemos divisar el sendero que tendremos que seguir.


             Progresaremos por dicho sendero, el cual dará un giro a la izquierda y la pendiente se agudizará  hasta llegar a  una especie de collado, donde podremos contemplar a dos de los ibones superiores(2480m), los cuales también se encuentran totalmente helados.


                               Sendero que nos llevará a los ibones Superiores.


                               Una parada tras haber afrontado la zona de mayor pendiente.


                                 De nuevo el mazico de Garmo Negro, esta vez pisando nieve.


                                Uno de los ibones Superiores totalment helado.


                               El macizo del Vignemale desde el Cuello Alto de Brazato.



            En este punto la nieve es bastante abundante así que decidimos ponernos las raquetas,  decidimos subir hasta el cuello alto de Brazato (2578m), que como su nombre índica es un collado que da paso al Alto Ara, alcanzamos dicho punto y podemos ver unas preciosa vistas al valle del Ara y frente a nosotros una gran mole, el Vignemale.
            Nos planteamos subir al Bazias pero finalmente desistimos ya que no llevamos crampones, y hay que transitar por una pendiente bastante sombría  y decimos que otra vez será, ya conocemos el camino y es una salida ideal para hacer en el día.


                                El pico Bazias, algún día le haremos una visita.

             Nos falta por “divisar” un ibón por lo que intentamos buscarlo, si bien no lo encontramos, intuimos donde puede estar, pero decidimos desistir, ya que se va a encontrar helado como el resto y pensamos que no merece la pena.  De nuevo alcanzaremos el primer collado, donde nos quitaremos las raquetas y comenzaremos el descenso hacía el ibón Principal donde comeremos sobre las 14,00 h, poco a poco iremos descendiendo por los continuos zig-zag, como si una bola descendiese en continuos toboganes hasta el agujero final. 

                               Ibón inferior, durante la bajada.


                               Paco deleitandose de las vistas.  Espectacular día.




                                                   Contentos y satisfechos.



            Sobre las 15,30 llegamos de nuevo al Balneario, donde tras ponernos un poco más cómodos nos tomaremos algo en un bar antes de volver al coche y tomar camino de Zaragoza.
            En resumen un bonito día de montaña, resaltando el ibón inferior, con unas espectaculares vistas hacía Garmo Negro…, así como a los Dientes de Batanes, Vignemale, Bazias… Seguro que algún otro día volvemos.
























sábado, 1 de octubre de 2011

Posets 3375m. 01-10-2011










 El Posets con sus 3375m. se trata del segundo pico más alto de la cordillera, solamente superado en 29m. por el Aneto, y quizá sea el menos frecuentado de los tres más grandes (Perdido, Posets y Aneto.). 
Partimos de Zaragoza a las 5,45, esta vez solamente vamos Paco y yo, lo cual nos acarreara algún problemilla por el tema de la logística ya que tendremos que portear la tienda entre los dos, y a la que abra que sumar todo el resto de equipaje, saco, comida…

                              Un gran peso sobre nuestras espaldas.

Esta era nuestra última oportunidad de subir al Posets este año y no la ibamos a dejar pasar, la predicción meteorológica  era inmejorable, si bien Paco llevaba un catarro considerable, pero no por ello renuncio a esta oportunidad.
Poco antes de las 9 llegaremos al Parking de Espigantosa (1500m), el cual esta repleto de coches, tras los donuts de rigor, repartimos la tienda y para arriba, nuestro primer objetivo será el refugio de Angel Orus, para ello atravesaremos una zona boscosa, y alguna que otra pendiente sobre todo al final que nos pondrá a prueba  dado el gran peso que llevamos a nuestras espaldas.  Sobre las 10,30 llegaremos al refugio (2095m), donde haremos una parada para reponer algo de energía y líquido, y de nuevo en marcha, ahora nuestro punto de vista se centra en alcanzar los 2500 m, ya que es la cota donde pensamos acampar, para ello será necesario superar una zona de grandes bloques. 


                            Eligiendo las cosas para subir a cima.


Ya alcanzada dicha cota, observamos algún lugar propicio donde colocar la tienda, escondemos las mochilas y la tienda, y utilizamos unas mochilas pequeñas para subir hasta la cima, en la que prácticamente sólo llevaremos comida, bebida y algo de ropa.  Esto nos aliviara en gran medida el resto de la marcha, ya que como he comentado anteriormente, el peso de la mochila es considerable, y ya hemos salvado casi 1000m. de desnivel, todavía nos queda prácticamente otros tantos.


                            Montañeros ya bajando por la Canal Fonda.

Pronto no dejaremos de ver bajar a gente con su objetivo cumplido y es que nosotros vamos con bastante retraso con toda la gente que ha subido desde el refugio, con muchos de ellos hablaremos y alguno de ellos nos indican que vamos un poco tarde, y es cierto pero esta dentro de  nuestros planes, ya que el día todavía es largo y el tiempo es inmejorable, unido a que pernoctaremos a mitad de camino. 
Pronto avistaremos nuestro próximo objetivo, la canal fonda, la cual esta totalmente pelada de nieve, se trata como su nombre índica de una canal con una pendiente constante y larga y más pronunciada en su parte final, llegando así al collado del Diente de la Llardana, superando la mítica barrera de los 3000.  La subida se hace muy incomoda, ya que se trata de piedra suelta que resbala bastante unido a la pendiente.



             Paco fotagrafiando la Canal Fonda desde el collado con el Diente al fondo.




               Aquí el resultado. Por ahí hemos subido la cuestecita se las trae...

Ahora giraremos hacía la derecha y seguiremos ganando altura por la Espalda del Posets, inicialmente ancho y más arriba se estrechara en una cresta que nos llevará a la cumbre (3375m), nuestro reloj marca las 15 h, por lo que hemos empleado unas 6 horas, incluidas paradas. 


                   Paco progresando por la cresta que nos llevar a la cima.


 Desde la cima se nos presenta un horizonte totalmente despejado, podemos divisar las tres Soroes (Cilindro, Perdido y Añisclo), Vignemale con su glaciar … y un sin fin de montañas, en la cima coincidiremos con dos parejas.



                                      Satisfechos en la cima. 




































 
Agradecer a Paco su paciencia en la subida por la infinidad de paradas que tuve que realizar, y por su apoyo ya que sin él no hubiese llegado a la cima.
Tras hacer las fotos de rigor, saborear la cima y charlar amigablemente con una pareja de Zaragoza, la cual nos indico que tenían un blog en internet de montaña (Crónicas montañeras), el cual ya había visitado en alguna ocasión, iremos bajando poco a poco, haremos una breve parada de nuevo en el collado, para seguir descendiendo, a lo lejos divisaremos un sarrio, al que daremos caza en alguna fotografia, sobre las 17,30 llegaremos a la zona donde habíamos dejado las mochilas, y montaremos la tienda, curiosamente tenemos cobertura, y tras las llamadas pertinentes, tomaremos algo de comida, el frío se empieza a apoderarnos de nosotros, el calorcito del sol deja paso a un frío lo que hace que muy pronto sobre las 20 h. ,nos vayamos acomodando en la tienda, dentro de nuestro calentito saco de plumas que por cierto estrenamos en esta ocasión y hay que decir que con muy buen resultado.




                  Preparandonos para cenar y pronto al saco a descansar.






                     Un sarrio que nos haría compañia parte del recorrido.


La jornada ha sido dura con un desnivel de 1875 m. que no es ninguna tontería, pero con una gran satisfacción por todo lo vivido.
           
            Hasta la próxima.




















































































domingo, 11 de septiembre de 2011

Mesa de los tres reyes-La Tabla 2.448m. 10-09-2011


          Tras  cambiar varias veces de planes, finalmente elegimos este fin de semana para realizar esta salida a la Mesa, yo ya me encontraba por Echo, así que quedamos en el camping a eso de las ocho, puntualmente Paco y Gustavo llegaron a la cita, tras tomar un café, en marcha hacía el refugio de Linza.


                  
                                 Refugio de Linza

       
          La Mesa de los tres reyes es una montaña emblemática.  Debe su nombre a su forma, y a su situación geográfica, punto de encuentro de los reinos de Aragón, Navarra y Bearn.  Se trata de una bella cumbre, al Este finaliza en una base casi horizontal (la Tabla, 2421m.), que termina en un cortado sobre los abismos del valle de Lescún.  La Tabla de los Tres Reyes se encuentra en territorio Francés.
           Sobre su denominación podemos encontrar su nombre como, Mesa de los tres reyes en castellano, Hiru Errege Mahaia en Vasco, La Table des Trois Rois en Francés y Meseta d'os Tres Reis en Aragonés.  Sobre su altura en algunas publicaciones le otorgan 2444m, si bien otras como el  libro dos miles del Pirineo aragonés de Beturián Ara, le conceden 2448m.



                                        Collado de Linza


          El recorrido parte desde el refugio de Linza (1320m), hasta el collado de mismo nombre (1906m)  es común el recorrido de subida al Petrechema, una vez en dicho collado giraremos hacía la izquierda, seguiremos progresando por sendero hasta alcanzar un nuevo giro a la izquierda (el cual no vimos, y nos dirigimos al Mouscate en la salida que hicimos en mayo), salvaremos un resalte rocoso,  seguiremos progresando por un terreno karstico en donde abundan las grietas,  finalmente llegaremos al collado de la Mesa (2305m) que dará paso a la ascensión final,  progresaremos con continuos zig-zag y algún que otro paso en que tenemos que utilizar las manos, hasta llegar a la cima, la cual esta plagada de gente, se trata de una cima estrecha pero alargada, desde ella tendremos unas amplias vistas, (Anie, Petrechema, Acherito, Castillo de Acher , Bisarurín  y más lejos podemos reconocer, Collarada, Midi…, en la cima  hay una estatua de San Francisco Javier y una representación del castillo de Javier, así como una placa recordatoria de los amigos de Iñaki Ochoa.   Finalmente descenderemos a la Tabla, donde tendremos una nueva perspectiva sobre la Mesa, y unas espectaculares vistas sobre el valle francés de Lescún.                             
          La subida nos costo sobre 3,30 h.




                                    La cima ya la tenemos cerca.




          Una espectacular panorámica sobre el Petrechema y la Agujas de Ansabere.

 




          

            
                Todos los que nos encontramos en la cima.




 Posando con la imagén del patrón de Navarra.



  
                   Una placa recordatoría del himalayista Iñaki Ochoa.




                        La cima desde la Tabla, que pequeños somos.





 Y para finalizar una panóramica de la Mesa, desde la Tabla.






















viernes, 8 de julio de 2011

Aneto 3404m. 09-07-2011




 

 
El Aneto con sus 3404m. es el techo de los Pirineos, y por tanto una visita casi obligada, llegar a su cumbre no está exento de esfuerzo.
Los dos itinerarios más comunes para subir son por el Portillón Superior  y por los Lagos de Coronas, nosotros elegimos la primera opción.
            La fecha  será el fin de semana del 9 de Julio, la fecha no es elegida por casualidad, ya que conforme avance el verano, habrá menos nieve sobre el glaciar y así evitáremos el transitar por el glaciar helado, reduciendo así el riesgo de resbalones y caídas.
 
           De todas las salidas desde 2004 esta es la tercera que hacemos en valle de Benasque, así en el 2007 ascenderíamos el Mulleres que sería nuestro estreno en los tres miles, y hace un mes a los ibones de Batisielles-Perramó, ahora toca el Aneto.
            Esta vez saldremos de Zaragoza el viernes a las 18,00 después de currar por la mañana, para dormir en Benasque  y al día siguiente tomar el autobús a las 5,00 que nos lleva a la Besurta (1905m) y regresar el domingo para comer en Zaragoza.
            Los integrantes del grupo esta vez estará formado por Paco, Gustavo, Manolo, y Pedro (yo mismo).  Comentar que Gustavo ya había subido al Aneto hace unos años. 

 Nos alojaremos en las inmediaciones de Benasque, en el hotel Turpi, el hotel se encuentra al lado de la carretera entre Benasque y el Hospital de Benasque que es donde tendremos que tomar el autobús, que nos acerque a la Besurta.  Pronto cenaremos y a la cama, que mañana nos espera un buen día.

         Suena el despertador son las 4,00 nos ponemos en marcha, desayunamos, pillamos los bártulos y para el coche, en el vado del Hospital tomaremos el autobús de las 5,00, ya hay un buen número de gente guardando cola, nos colocamos en la fila, la mañana esta fresca, el autobús llega y nos vamos colocando como buenamente podemos, hay gente que tendrá que esperar al siguiente ya que no cabe ni un alma más.

            A las 5,40 comenzaremos a caminar nuestro primer objetivo será el refugio de la Renclusa (2140m) ya vemos luces de frontales de personas que han madrugado más que nosotros, pronto los frontales no serán necesarios ya que se empieza a ver bastante.











             En unos 35 minutos ya nos encontramos en el refugio, tras una vista fugaz seguimos adelante a partir de aquí el camino dejara de ser tal para convertirse en un mar de piedras (grandes bloques) tras algún que otro percance, resbalones, caídas… pero sin sufrir ningún daño iremos paso a paso, piedra a piedra ganando metros yo particularmente no me encuentro muy fino y me va costando subir más de lo habitual, pero sigo adelante.



                                
                                 Primeras rampas después de refugio.



           Sobre los 2.860m alcanzaremos el Portillón Superior tras alguna pequeña trepada y destrepada, superaremos dicho paso.  Frente a nosotros podremos apreciar en toda su magnitud el glaciar y al fondo nuestro objetivo el Aneto.
            Bajo mí punto de vista el momento más espectacular, ya que al igual que cuando se llega a un collado siempre hay cierta intriga sobre lo que habrá al otro lado, y  casi  nunca nos defrauda, así como si abriésemos una ventana de par en par podemos observar por primera vez el Aneto en todo su esplendor junto con su glaciar, y todo lo que nos queda para llegar a su añorada cima.




                                                      Subiendo el Portillón.



                                           Nuestra primera visión del Aneto.




                      Controlando donde colocamos los pies descendiendo el Portillón.
                                                  

            Tras un ligero destrepe descenderemos el Portillón y seguiremos progresando hacía el glaciar. Nos tomaremos un respiro y pararemos a almorzar, a mí la comida no me entra muy bien pero como algo y me hidrato, tras la breve parada de nuevo en marcha, pronto nos pondremos los crampones y comenzamos a atravesar el glaciar, el trazado es bastante horizontal y me encuentro bastante mejor, por delante y detrás podemos observar bastante gente.
          





                                         Una vista atrás al Portillón.




                                Delante de nosotros lo que nos queda todavía ....



             Ya hemos atravesado el glaciar, y ya nos encotramos sobre la inclinada pendiente que nos queda para llegar a la cima, me encuentro "bastante bien" y con alguna que otra parada sobre todo en el tramos final llegamos a la antecima, donde hay un monton de gente, ya sólo queda el último esfuerzo esto es el paso de mahoma, un estrecho paso con patio a ambos lados, no muy largo, yo me busco un buen lugar y toma asiento, tenía muchas dudas antes de llegar hasta aquí sobre pasar o no pasar, pero dadas las circunstancias ni me lo planteo, ni siquiera me acerco a divisarlo, por otra parte Paco, Gustavo y Manolo, se situan el la cola a esperar turno, Manolo finalmente no lo tiene claro y también desiste.  Paco y Gustavo pasan sin ningún problema y según comentan no tiene especial dificultad.   Pese a no hacer cima, para mí por todo lo anterior si lo considero como tal, de todas formas tengo la escusa perfecta para volver.






                                 Nuestro rostros delatan el esfuerzo realizado.








                                    Mucha gente en el Paso de Mahoma.


          La sensación de hacer cima, me figuro que será la misma que en otras ocasiones, si bien tiene que ser algo especial, por su relevancia, y es que no se puede estar más alto en nuestros queridos Pirineos.
            Desde la cima , un amplio horizonte se abre sobre nuestros ojos, sin olvidarnos del Pico Mulleres que se ve “muy abajo”, de grandes recuerdos para Paco y un servidor, por tratarse de nuestro primer tres mil.
            Tras un buen rato decimos descender (sobre las 12,30), iremos caminando sobre nuestros pasos, el descenso sobre todo en la parte final, tras atravesar de nuevo el Portillón se hace duro y penoso, esos infinitos bloques que tendremos que ir sorteando, se hace eterno y eres consciente que en algún momento esto acabara, pero cuando…
          

 

 Manolo y un servidor en la
antecima.










                                           Gustavo y Paco en la cima.







 
             El tiempo empleado para subir fue de 6 horas incluidas las paradas y 5 para el descenso, en total 11 horas con un desnivel de 1500 de subida y otros tantos de bajada.
             El Aneto es una visita obligada por ser el mayor pico de los Pirineos, esto bastaria por si sólo para subirlo, pero hay más razones, la primera imagen que tendremos de él, al atravesar el Portillón ya merecería la pena, la condición de recorrido mixto con la travesía del glaciar, la sensación de altura, todo lo que divisamos esta a nuestros pies, así por ejemplo el Mulleres, que sería nuestro primer 3000 (para Paco y para mí) nos hace apreciar que estamos muy altos.
             Por fin... son las 17,30 y llegamos de nuevo a la Besurta, donde nos esperan unas cervezas, para hacer tiempo al autobús de regreso.


Hasta la próxima.



































viernes, 10 de junio de 2011

Ibones Batisielles- Perramó. 11-06-2011


          Ya hace tiempo que teníamos pensado recorrer estos ibones que se encuentran en el Valle de Batisielles.  Para mí  es una zona que me cautivo ya hace mucho tiempo, uno de los rincones más maravillosos del Pirineo, donde el bosque, el agua, las vertiginosas paredes de la Aguja de Perramó, Ixea…en fin un enclave idílico para estos ibones.


                                                                Aigüeta de Batisielles


 
            Como de costumbre a las 6 partimos de Zaragoza, esta vez Paco, Gustavo y un servidor.  El viaje se hace algo largo, sobre todo el tramo final del congosto del ventanillo, sobre las 9 llegamos al parking (1300m) a la entrada del valle de Estós, nos preparamos, y distribuimos la tienda entre los tres.
            Comenzamos a caminar y enseguida hace acto de presencia el agua, con el embalse de Estós, nuestro camino transcurrirá, en esta primera parte al lado de las aguas provenientes de los ibones que más tarde visitaremos.



           Bastante cargados iniciamos la marcha, al fondo la presa del Embalse de Estós.


 
            El camino es bastante suave, pronto tendremos unas magnificas vistas hacía el Pico Perdiguero, la cosa cambiara cuando tengamos que girar hacía la izquierda, una vez pasada la caseta de Santa Ana, aquí nos adentraremos en el bosque, con unas continuas rampas, que nos irán poniendo a prueba, nos cruzamos con varios grupos de excursionistas que por su equipación nos hacen pensar que  su objetivo no esta muy lejos, y es que subir hasta el primero de los ibones (ibonet de batisielles) el esfuerzo realizado tiene un gran premio, con un entorno bucólico donde el verde predomina y con un fondo montañoso predominando la aguja de Perramó, espectacular.



                                         Una curiosa fuente en el inicio del recorrido.



                                          El pico Perdiguero entre las nubes.



                                                          No hay perdida.


                                             Nos adentramos por el bosque.

             Nosotros alcanzaremos dicho ibón (1920m),  sobre las 11, y tomaremos la decisión de plantar la tienda, y vaciar parte de nuestras mochilas, las cuales van bastante cargadas, esta la colocaremos un poco apartada, junto al cauce del pequeño río formado por el agua sobrante de los ibones.


                                                   Ibonet de Batisielles.



                                  Ya hemos plantado la tienda, y cogemos lo esencial.



            Nuestra idea es comenzar por los ibones de Batisielles y según nuestra información desde estos bajar hasta el de Escarpinosa para volver a subir hasta los de Perramó.  Un cartel nos índica donde comienza la senda hacía el gran Batisielles y con una duración de 1 hora.  Primero ascenderemos en línea recta para luego continuar a media ladera y finalmente salvar una pared que ya nos dejará en las proximidades del Ibón (2250m).  Tendremos unas buenas vistas sobre el Valle de Estos, e incluso sobre las Maladetas. 



                                 Vamos ganando altura al fondo las Maladetas.


             El ibón es bastante grande, estamos solos, bueno acompañados de una infinidad de moscas que no nos dejan en paz, por lo que pronto emprendemos camino hacía nuestro segundo objetivo del día, la Aigüeta de Batisielles, continuaremos por una senda evidente, e iremos remontando entre mojones hasta localizar el Ibón (2330m).  Se trata de un ibón más reducido pero con un gran encanto por encontrarse bajo las faldas de la aguja de Perramó, tras las fotos y descansar un poquito deliberamos sobre el siguiente paso a dar, la información que tenemos es que existe un camino hasta el ibón de Escapinosa, pero esto representa descender considerablemente para volver a subir hasta los ibones de Perramó, y actualmente estamos prácticamente a la misma altitud, sin ver los ibones de Perramó se intuye donde se encuentran así que continuamos siguiendo los mojones que van en dicha dirección, en un momento veremos una bifurcación una que desciende y otra hacía la derecha y entendemos que estamos en el camino correcto, continuaremos hasta salvar un último tramo bastante pendiente que nos dará paso a una zona más llana donde divisaremos al fondo el  Ibón de Perramó (2270m). 


                                Aigüeta de Batisielles aquí ya no había moscas...



              En el fondo bajo las ladera nevadas, nuestro próximo objetivo el ibón de Perramó.



              Se trata de un ibón de gran tamaño con unas aguas oscuras con tonos grises y verdosos, todavía queda algún nevero que desciende hasta sus orillas y rodeado de grandes montañas (tucas de igea (2800m), tuca del xinebro (2628m), tuca pala chula (2702m), pico de Escorvets (2902m),  y tras nosotros la aguja de Perramó (2550m.)).






                    Ibón de Perramó, paisaje de alta montaña.


             Sobre sus orillas descansaremos un buen rato y aprovecharemos para reponer fuerzas, la sensación de tranquilidad y soledad es absoluta, uno de esos lugares que no se olvidan y que en muchos momentos te gustaría ser transportado, el enclave es simplemente fantástico.  Tras comer y charrar un buen rato y ver la suerte que hemos tenido al encontrar el camino correcto para llegar hasta sus orillas, sin descender hasta Escarpinosa, emprendemos marcha hasta nuestro siguiente objetivo y este es la Tartera de Perramó, el camino es evidente continuaremos el arroyo que desciende, y  en poco tiempo llegaremos hasta sus orillas (2360m.), de dimensiones más reducidas. 



                                  Tartera de Perramó a 2360m.


            Tras las fotos volvemos sobre nuestros pasos y volveremos al ibón de Perramó, del que nos despediremos, seguiremos con nuestro recorrido y tras un comienzo un poco dubitativo encontraremos de nuevo el camino que nos llevará a la anterior bifurcación y esta vez tomaremos el camino que desciende directamente y nunca mejor dicho hasta el Ibón de Escarpinosa, el descenso es bastante penoso, piedra suelta al comienzo, para pasar a grandes bloques, prácticamente hasta el propio ibón, comentamos que la decisión de haber empezado por batisielles fue la acertada ya que esta subida hubiese sido bastante más dura.



                               Una foto de familia, con el ibón de Escarpinosa de fondo.
 
           Tras permanecer un buen rato descansando en la orilla del Ibón, decidimos emprender marcha poco a poco hasta la tienda, sobre las 18h ya nos encontramos tomando unos frutos secos acompañados de una ambar que nos sienta de maravilla, charlando relajados del excelente día de montaña que hemos vivido.
            Poco a poco el tiempo ira pasando, y decidimos que es el momento de preparar la cena, tras esta daremos un paseo, el sol nos abandona y empieza a refrescar así que mejor momento para visitar nuestro pequeño “hotel”, que si bien no es el más confortable, tiene unas maravillosas vistas que pocos hoteles de gran lujo las pueden superar, el cielo esta totalmente despejado y los últimos rayos se reflejan sobre las afiladas cumbres.


                                           Ultimos rayos de sol.
                                  

            Nos levantaremos muy pronto sobre las 7 h., y tras recoger emprenderemos marcha hacía el coche, de nuevo el amanecer nos sorprende con unas imágenes para recordar.  Sobre las 9 ya estamos en el coche y en camino.




                               
 
            Haremos una parada en Benasque donde desayunaremos “de nuevo”,  la conversación en la barra del bar de un grupo, nos hace ver que es una  población que se respira montaña.  Bueno Benasque hasta pronto…