“La montaña más pequeña puede proporcionarte la mayor de las satisfacciones”.

GERLINDE KALTENBRUNNE

“El montañismo, los que lo viven lo sienten igual que tú, y a los que no lo conocen no intentéis explicárselo porque no os comprenderán”.

INSCRIPCION EN LA CIMA DEL PICO PUNTA AGUERRI.

sábado, 2 de abril de 2011

Moncayo 2316m. 02-04-2011


            El Moncayo con sus 2316m, es el pico más alto del sistema Ibérico, su situación totalmente aislado, le hace visible desde muchos kilómetros a la redonda,  así en días despejados se puede observar desde cualquier cumbre del Pirineo.
 La idea de subir al Moncayo siempre estaba en mí cabeza, pero dada la proximidad siempre pensamos en dejarlo para otra ocasión,  finalmente y de una forma improvisada convencí a Pilar  y para allí nos dirigimos.
            Durante el trayecto, al poco de salir de Zaragoza, Pilar tenía ciertas dudas ya que podíamos observar la cumbre totalmente nevada,  a lo que yo le intentaba animar y quitar importancia.


                                 Las nubes delatan el fuerte viento en la cima.


             Pronto llegaríamos al parking,  el día esta soleado aunque hace un poquito de fresco, nos equipamos y en marcha, en unos diez minutos llegamos al santuario-bar restaurante.  Aquí tomaremos el sendero, poco a poco iremos ganando altura, al principio transcurrirá por  una zona boscosa, donde tenemos que atravesar algún que otro tramo sombrío  con nieve helada, poniendo especial atención de no resbalar, así llegamos al circo glaciar de San Miguel. 
             Aquí tenemos dos opciones ir a la derecha para subir por lo que se denomina el cucharón que es una subida bastante directa por nieve con bastante inclinación, o bien girar a la izquierda que es la opción que nosotros elegiremos.


                                Al fondo el cucharón, nosotros iremos por la izquierda.


             A partir de aquí ya no va haber arbolado, iremos ganado altura con numerosos zigzag,  y pronto aparecerá la nieve, aquí hay un punto en el que aparece un cartel “ATENCIÓN con nieve dura zona de deslizamientos con salida al vacío”, aquí  hay que cruzar una media ladera algo expuesta pero que con cuidado no tiene mayor complicación, si bien no vamos equipados con crampones, la nieve esta blanda, y hay huella, delante nuestra va un grupo nutrido de montañeras, una vez superada, ya sólo nos queda una subida directa hasta un collado.


                                             Pilar cruzando la parte más inclinada.



            Pilar que no lo tenía muy claro, sobre todo en esta parte final antes de llegar al collado, fue poco a poco ganando confianza y no tuvo ningún  problema.  Al llegar al collado nos sorprendería el viento, el cual soplaba de lo lindo, y por momentos nos cuesta mantenernos en pie, ya sólo nos queda caminar hasta la cima por una ancha loma, hasta llegar a su punto más alto, en la cumbre hay un vértice geodésico y una columna con una cruz, y un buzón.

                                          Tras el collado tenemos que abrigarnos.


                                          Podemos apreciar el fuerte viento.

                                 Lo que nos queda.
                     
                                Ya queda poquito, esto tiene otro aspecto.


 
            Comentar que en el Moncayo ha habido bastantes accidentes con fatal desenlace y es que no debemos menospreciar por su “sencillez” en determinadas ocasiones, sobre todo si el hielo hace acto de presencia será necesario ir perfectamente equipado, crampones y piolet …, sobre todo por la otra vía del cucharón.  


                               Yo pasando frío por mi caballerosidad...la chaqueta es !mía!




 
            Desde la cima un amplio horizonte, donde no hay nada que se nos interponga en nuestra mirada, salvo una neblina que nos impedirá ver las zonas más lejanas.  La subida nos costaría sobre unas dos horas.
            Con  ganas de llegar de nuevo al collado, para desprendernos del molesto viento, ya sólo nos quedara volver sobre nuestros pasos, hasta alcanzar de nuevo el santuario, donde comeremos unas costillas que no veas como entran.

                                Ya de vuelta, sobre nuestros pasos.




                               Pilar, y de fondo el valle del Ebro.



 
            Los planes para este fin de semana eran otros, las circunstancias los cambiaron, dedicar esta cima a Paco, que en todo momento estuvo en nuestras mentes.  Tu también subiste el Moncayo.
          Hasta la próxima…

         
          El 14-04-2014, realizamos una nueva escapada, Paco físicamente todavía no había subido a esta montaña que por estar tan cerca, la tenemos bastante olvidada.  Nunca se valora lo suficiente lo que tenemos más próximo. 
          El recorrido fue el mismo, esta vez el viento lo tuvimos de compañero durante el ascenso y sobre todo en la cima, si bien en el descenso ya amaino bastante.  A Paco le sorprendió muy gratamente.  Al igual que la anterior ocasión el restaurante del Santuario será el final de esta salida.


                          Paco y un servidor en la cima del Moncayo. 14-04-2014
          

























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada