“La montaña más pequeña puede proporcionarte la mayor de las satisfacciones”.

GERLINDE KALTENBRUNNE

“El montañismo, los que lo viven lo sienten igual que tú, y a los que no lo conocen no intentéis explicárselo porque no os comprenderán”.

INSCRIPCION EN LA CIMA DEL PICO PUNTA AGUERRI.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Monte Perdido 3355 m. 04-09-2010



          Dentro de nuestros “imposibles”, siempre estaba en mente el Monte Perdido, ya que según toda la información recogida a través de Internet, libros …, la ascensión en verano es relativamente asequible, salvo por su dureza, ya que la queremos realizar en una única jornada, si bien la idea es partir desde Nerín y aprovechar el servicio de un Autobús que nos acortará en gran medida la ascensión.


                                Cara Norte con el glaciar, desde ibón Marbore 2005.


           Al igual que en numerosas publicaciones que así lo indican, yo también estoy de acuerdo, en que quizá el Monte Perdido sea la montaña  más codiciada dentro de las tres más altas del Pririneo, por toda su leyenda y sobre todo su enclave en el Parque Natural de Ordesa, con un entorno privilegiado que por sí sólo ya es tremendamente atractivo. 
            El Monte Perdido con sus 3355m es la tercera montaña más alta de toda la cordillera, y el macizo calcáreo más alto de Europa, su nombre viene del francés Mont Perdu, y es que desde el lado francés es prácticamente invisible, sin embargo desde el lado aragonés se puede divisar prácticamente desde cualquier lugar, así cualquier día despejado se puede divisar sin problemas desde muchos puntos de Zaragoza. 



                            Ultimando los preparativos para comenzar la marcha.

            La primera ascensión documentada data de 1802  por Ramond de Carbonieres, en principio se pensó que era la cima más alta de la cordillera.
            También es tristemente conocido por ser la montaña que más accidentes mortales se ha cobrado, y es que en invierno, con la presencia de nieve y hielo, la famosa escupidera de aspecto bonachón en verano cambia y actúa como un gran tobogán que te lanza al abismo, en caso de caída.
            Las vistas y el paisaje comenzando desde la marcha de aproximación hasta el refugio de Goriz, bien sea por el valle de Ordesa, o como desde lo alto como nosotros la realizamos, son espectaculares, al igual que el resto del trayecto hasta la cima.   Y desde la cima increíble, podemos observar como si se tratase de unas arterias socavadas en la tierra, los valles de Ordesa, Pineta, Cañón de Añisclo, así como el valle francés de Estaube, la Brecha de Tucarroya, paso natural entre Francia y Aragón donde se encuentra ubicado el refugio de Tucarroya, el cual es el más antiguo de todo el Pirineo, y el situado a mayor altitud (2666m), al igual que el ibón de Marboré y a lo lejos el Lago de Estaube.
            Y como no, una panorámica  de grandes cimas a nuestro alrededor, destacando en proximidad el Cilindro, Taillón, Astazus,  y algo más alejado el Vignemale.

                             Comienza a sobrar la ropa.

              También tendremos ocasión de divisar, aunque no sea desde su mejor ángulo, lo cual no nos hace darnos una impresión real de sus dimensiones del glaciar que cuelga en su cara Norte, y que como el resto de los glaciares del Pirineo se encuentra en un gran retroceso que lleva abocado a su desaparición.  Paco y yo tuvimos ocasión de contemplarlo desde el refugio de Tucarroya  e impresiona, me puedo imaginar aquellos primeros franceses que lo contemplarán la primera vez asomando sus cabezas por la brecha y viesen semejante estampa, la cual todavía sería mucho más espectacular ya que las dimensiones del glaciar serían mucho mayores, me figuro que quedarían alucinados, ya que dicho enclave es considerado como uno de los más bellos del Pirineo.

                                 Vista de Monte Perdido desde la Brecha de Tucarroya 2005.

                              Primeros rayos de sol, sobre El Cilindro, Monte Perdido y Añisclo.

            Con muchas ganas que llegase el día, por fin llego, el viernes a las 18,00 h partimos finalmente Paco,Gustavo y yo mismo, desde Zaragoza. Durante toda la semana estuvimos al tanto del tiempo y parece que vamos a tener suerte, sobre las 20,30, llegamos a Nerín y nos dirigimos al albergue Añisclo, tras dejar las cosas en la habitación, rápidamente a cenar.  Compartimos mesa con una pareja de Madrid que también se aloja en nuestra habitación, ellos van a hacer una ruta por el Cañón de Añisclo, ya habían subido al Perdido en otra ocasión y nos comentaron su experiencia así como algún que otro consejo.  La cena muy bien, en las paredes del comedor cuelgan numerosas fotos, pero una nos llama la atención y es la foto del Monte Perdido con la famosa escupidera en este caso nevada, y su pronunciada pendiente.  Tras cenar sobre las 11 nos marchamos a la habitación ya que al día siguiente toca madrugar.
            A las 6 toca el despertador, tras desayunar y preparar la mochila nos dirigimos hacía el autobús que nos aproximará hasta las inmediaciones de Cuello Gordo (2185m), sobre el Cañón de Ordesa, la mañana esta fresca, son las 8 y comenzamos a caminar y pronto veremos desde lo alto el valle de Ordesa al fondo la famosa cascada de la cola de caballo, y sobre ella las Tres Sorores (Cilindro, Perdido y Añisclo), sobre las 9,30 llegamos al refugio de Goríz, donde hacemos una pequeña parada, sin demora continuamos el camino ya que nos interesa llegar pronto a la cima ya que nos han comentado que a partir del mediodía suelen aparecer nubes y nos privarían de las vistas en la cima.


                              Refugio de Goriz, un día inmejorable.

            El comienzo desde Goríz es bastante exigente y se va ganando altura bastante rápido, durante todo el trayecto iremos acompañados de bastante gente con el mismo destino, será necesario salvar un par de resaltes antes de llegar al ibón helado, tras salvar el primero nos encontraremos con la llamada ciudad de piedra, la cual como se puede deducir esta formada por grandes bloques pero gracias al consejo de nuestro vecino de habitación la bordeamos por la izquierda y la evitamos en gran medida, a la vez que seguimos a un montañero que hablamos anteriormente con él y ya había subido en otras ocasiones.  Finalmente salvaremos un último resalte este equipado con una cadena ya que la piedra en caso de estar mojada resbala una barbaridad.


                                       A partir de Goriz, la pendiente se agudiza.



                            Primer resalte a salvar.


                  La denominada ciudad de piedra, ya queda poco para el lago helado.



                              Segundo resalte, acondicionado con una cadena.


                       
            A las 11,30 llegamos al ibón helado, el cual es el ibón más alto del todo el pirineo con 2980m de altitud y sus aguas alimentan la cascada de Gavarnie.  Ya vemos frente a nosotros la subida que nos espera para llegar al cima, la verdad que impresiona bastante, tras reponer fuerzas a la orilla del ibón y teniendo detrás nuestro una imponente vista del cilindro decidimos no perder más tiempo y hacía arriba.


                             Gustavo contemplando la subida, impresiona.

  
            Inicialmente  se camina por una amplia espolón que en ocasiones hay que hacer alguna pequeña trepada, hasta llegar al tramo final  denominado escupidera, la inclinación es considerable pero salvable.  Poco a poco iremos ganando altura sobre una senda compuesta de piedra suelta pero no es tan incomoda como pensábamos a diferencia por ejemplo del tramo final del Garmo Negro que habíamos estado recientemente.
            Así alcanzamos el collado, ya nos queda poco, los que bajan así nos lo aseguran y nos dan ánimos, giramos hacía la derecha y ya sólo queda salvar una rampa final ya no tan exigente.  


                               Caras de felicidad en la cima.

             Y por fin CIMA (12,45h). Yo casi no me lo creo por todas las dudas que tenía antes de comenzar, pero ahí estamos.  No podemos ninguno disimular nuestra cara de gran satisfacción y empezamos a alucinar sobre todo lo que vemos a nuestro alrededor, el tiempo se ha portado y tenemos el cielo totalmente despejado, lo que nos permite ver un horizonte plagado de montañas,  no paramos de hacer fotos, así tenemos a “nuestros pies” el Cañon de Añisclo, el Valle de Ordesa, el Valle de Pineta así como el Cilindro, Taillón, Vignemale, por otro lado Astazus,  el ibón de Marbore, la Brecha de Tucarroya que nos traen grandes recuerdos … Tras realizar las fotos y saborear la cima decidimos descender ya que hay rachas de viento y hace frío.

                Cañon de Añisclo y Valle de Ordesa desde la cima.


                  Vista del glacicar, con el Cilindro, Astazous, Ibón de Marboré, Brecha de Tucarroya.


             El descenso no es tan malo como pensábamos y ahora ya sin prisas realizamos numerosas fotos, así nos detendremos en el collado donde divisaremos el glaciar, así como Marbore, poco a poco iremos descendiendo hasta llegar de nuevo al ibón helado donde haremos una infinidad de fotos y proseguiremos la marcha, nos detendremos en las inmediaciones de la ciudad de Piedra donde comeremos, tras reponer fuerzas en marcha, así llegaremos a Goríz sobre las 16,30 como vamos sobrados de tiempo nos tomaremos una cervezas reponiendo fuerzas y saboreando lo que esta siendo una jornada inolvidable.

                               Por ahí hemos subido...

                              Espectacular imagen del Cilindro a mitad del descenso.

                               Vista del cilindro desde el Ibón.

                                   Ibón Helado, en sus orillas nos relajaremos un buen rato.

  
          A las 17,15 nos pondremos de nuevo en marcha, ya que el autobús nos recoge a las 20.00, y queremos hacer alguna que otra parada para hacer fotos.

                                      No es todo sufrimiento, Paco y sus "nuevas" botas.     


                              El valle de Ordesa a la vuelta.

                            Aquí a vista de pájaro.

                       Una mirada hacía atrás, Taillón, Bacillac, Brecha Rolando, Casco, Marboré, Las Tres Sorores...


                                          
            Comentar que la estancia en el albergue de Añisclo fue muy grata con un trato muy familiar, la comida muy bien, Manolo el dueño daba consejos a todo el mundo, se le veía que también erá un apasionado por la Montaña y concocía la zona palmo a palmo,  nos contó que la descubrio tarde en cuanto a realizar ascensiones aún así ya había ascendido a más de ochenta tres miles.  Como colofón el día de marchar almorzamos para todavía llevarnos otro recuerdo.  Seguro que pronto le haremos otra visita...


                              Albergue Añisclo.
             
           Como resumen, comentar que es espectacular , todo su recorrido es de una gran belleza, totalmente recomendable. En la fecha que fuimos nosotros (verano) no hay ninguna dificultad técnica, si tendremos que estar en buena forma física, ya que es bastante larga y el desnivel ronda los 1200m, la ascensión nos costo sobre 5 h, incluido parada para almorzar, el descenso no lo tomamos más relajados, efectuando numerosas paradas, ya que el autobús no nos recogia hasta las 20,00h. 
           
                             
            Hasta la próxima, nos vemos en el Pirineo...
    










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada